La Kombucha que no se bebe

Seguro que has oído hablar de la kombucha, pero ¿sabías que, además de ser un delicioso refrigerio, es un ingrediente muy beneficioso para tu piel?

En muchas ocasiones, los superalimentos que se descubren y triunfan en dietética, pasan a formar parte de las composiciones de los productos de belleza más efectivos, ya que aportan numerosos beneficios a la piel. Este es el caso de la famosa kombucha que, además de ser ideal para cuidar el cuerpo, también lo es para la piel.

¿Qué es?

Anabel Zaldívar, cofundadora de Gloü Organics explica “la kombucha es una bebida milenaria, de origen chino y con un alto contenido en probióticos que, hace unos años, se volvió a popularizar en Estados Unidos y Australia y poco a poco se ha ido extendiendo su éxito por el mundo”. Se trata de una fórmula que cuenta con grandes propiedades no solo para el cuerpo sino también para la piel, por lo que, a nivel cosmético, cada vez son más los productos en los que se encuentra en su composición.

¿Kombucha para la piel?

Este ingrediente sobre el que últimamente no paramos de escuchar hablar “es el producto de la fermentación del té, por la acción de bacterias y levaduras simbióticas”, afirma Zaldívar.

Este fermentado es rico en ácidos, enzimas y proteínas al igual que en vitamina B, concretamente B1, B6 y B12 además de vitamina C, que ayudan a reducir el estrés oxidativo, tienen una potente acción detoxificante y apoyan la función celular, con grandes efectos antiedad.

“Las aplicaciones cosméticas se centran en los preparados antienvejecimiento ya que, este ingrediente tiene la capacidad de incrementar la población de adipocitos de la piel y reestablecer el volumen correcto en las zonas deficitarias”

Indican desde Gloü Organics

Es decir, la kombucha también actúa como relleno para las arrugas y proporciona al rostro una mejora en cuanto a luminosidad y suavidad.

Otra de sus grandes virtudes es su acción purificante y antiinflamatoria para tratar las pieles con tendencia acneica. “Su efecto antibacteriano ayuda a la piel a deshacerse de las toxinas y radicales libres reduciendo las impurezas e hinchazón y tratando la dermis para alcanzar el equilibrio correcto de su microbioma”, asegura la cofundadora de la firma cosmética.

 

¿Cómo nos la aplicamos?

“Lo primero que debemos saber es que la forma bebible no debe entrar en contacto con nuestra piel, ya que es más ácida y podría producir molestias, irritación e incluso interrumpir la estabilidad de la flora cutánea”, advierte Zaldívar. En su lugar, lo apropiado será utilizar productos especialmente diseñados para el uso tópico.

El tónico exfoliante enzimatico de Gloü Organics (39€ en glouorganics.com) es ideal para iluminar la piel y cargarla de energía durante la noche.

En su fórmula destaca como ingrediente la kombucha, con un potente efecto protector y equilibrante de la flora cutánea que se enriquece con la acción del escualeno de oliva, el romero y el limón como cicatrizantes e hidratantes que reestructuran y fortalecen desde el interior.

De igual manera, cuenta con una exquisita combinación de AHA (ácidos láctico, tartárico y cítrico) enriquecida con enzimas frutales que generan una intensa reparación y renovación celular sin irritar ni resecar, aportando luminosidad al rostro, reduciendo el tamaño de los pros e igualando el tono de la piel además de favorecer la absorción del resto de nutrientes que se apliquen posteriormente.

Gloü Organics

Gloü organics es un comercio de alta cosmética ecológica que protege la salud de la piel cuidando la flora cutánea a través de poderosas fórmulas de prebióticos, probióticos, enzimas y superalimentos, todos de origen natural que dejan como resultado una piel radiante, saludable y llena de energía y vitalidad.