ENTREVISTA A GUSTAVO ALMEIDA

Segunda vez que aterrizas en nuestro Planeta, en esta ocasión para presentarnos “Vértice” ¿cómo está siendo acogido por el público?

Ante todo, quiero agradecer por esta segunda entrevista.
La acogida está siendo fantástica en todos los lugares y personas a las que pude llegar con este disco. Fue un disco hecho con mucho mimo y horas de trabajo. Desde la composición, pasando por la producción, hasta en el contenido del disco-libro y su portada. Y es bonito ver que las personas a las que logro llegar, valoran y se entusiasman con su contenido.
Me fascina sacar un nuevo trabajo.

Optaste a 5 nominaciones para los Latin Grammy ¿cómo te sientes?

Feliz, muy feliz. Siento que estoy en el camino correcto. Estar ahí, más allá de ser premiado o no, es seña de trabajo bien hecho. Y esto es lo que busco, tanto como compositor, como en las producciones de mis discos. Este debe ser el objetivo, buscar lo maravilloso, la excelencia. Los premios son una consecuencia que ayudan a dar visibilidad a tu trabajo, pero nunca debe ser el fin.

Cuéntanos tus próximos proyectos

Siempre digo que mi carrera es cíclica. Vivir, encerrarme, componer, producir, grabar, sacar el disco, tocar y vuelta a empezar. Vivir, encerrarme…
Ahora mi proyecto es tocar y presentar las canciones de este nuevo disco.

¿Ganas de directo?

¡Muchísimo! Es el porqué de todo esto. Todo lo que hago en la música fuera de un escenario, es con la finalidad de estar encima de él. Cada vez más veces, con mejores condiciones de trabajo y llegando a cada vez más personas.

Eres tremendamente activo en redes sociales ¿crees que Facebook, Twitter… están abriendo una nueva era en el negocio discográfico?

Por supuesto. De hecho, no están abriendo, esta era ya está abierta. Aunque esto, bajo mi punto de vista, también tiene su parte mala, que es que, cada vez más, la música está siendo relegada a un segundo plano en relación a los números. Followers, likes, views y etc. Y nosotros no somos números. El arte no se mide por ahí. Me da pena, como consumidor, que deje de conocer cosas nuevas e interesantes en las redes, por culpa de su falta de números. Pero bueno, hay que adaptarse, tanto como artista, como consumidor.

¿Cómo ves el negocio de la música en España?

Creo que, en parte, ya he contestado en la anterior pregunta.
La otra parte es que, dada la falta de valorización de la cultura en todos sus ámbitos y por parte de algunos políticos y sus políticas, muchas propuestas, en este caso musicales, se ven ahogadas por la falta espacios y visibilidad.
En mi ciudad, Pontevedra, siempre he luchado, por ejemplo, para que existiesen espacios para la música de autor, que es de donde nacen muchas de las grandes canciones de la historia de la música. Espacios que son como “huertos” para el nacimiento y crecimiento de nuevas propuestas y fundamental para la riqueza musical. Infelizmente, a día de hoy, no hay ningún espacio donde puedas escuchar música de autor en la ciudad.

Alguien en la escena musical española al que sigas especialmente…

Seguir como aquel “flechazo” que te da y que lo escuchas diariamente, la verdad es que últimamente, no. Pero voy a nombrar a artistas a los que recientemente he escuchado a sus discos más de una vez y me han gustado bastante, ya sea por música, letra o producción:
Jorge Drexler, Vanesa Martin, Guadi Galego, Roi Méndez y Alejandro Sanz

Cuando veo un espectáculo lo que más valoro es…

Naturalidad. Me gusta sentir que lo que está haciendo aquel(la) artista en el escenario, es algo que le viene de lo más profundo de su ser. Más allá de los cánones.
Y en lo estrictamente musical, que el concierto tenga dinámica, que me sorprenda con sus composiciones, que su interpretación sea SU FORMA de interpretar y lo básico, que afine.

Agradecemos enormemente que nos hayas dedicado estos minutos, ¿podrías mandar un saludo a nuestros lectores?

Un saludo muy cariñoso a todos los lectores de PLANETA 28 y ojalá que, además de seguir al tanto de los contenidos de la revista, nos podamos encontrar por las redes y SOBRE TODO en los conciertos.
¡A nutrirse de música con contenido!