Consejos para combatir el frío y la nieve

Consejos para combatir el frío y la nieve : Mantener la temperatura corporal debe ser nuestro objetivo cuando los termómetros están en negativo. Es importante mantener las zonas centrales del cuerpo calientes, pero también los pies, las manos y la cabeza, puntos por donde más se escapa el frío.

A la hora de elegir la ropa más adecuada para no pasar frío y mantener nuestro cuerpo caliente y seco frente a las adversidades del tiempo, la clave está en las 3 capas:

Consejos para combatir el frío y la nieve

Primera capa: es la que se encuentra en contacto con la piel, por eso debe evacuar bien el sudor para mantener el cuerpo caliente y alejado de la humedad. Se recomienda que la primera capa sea una camiseta térmica ajustada al cuerpo y transpirable. Los materiales de este tipo de prendas están compuestos por fibras sintéticas, como poliéster o clorofibra. Asimismo, es recomendable evitar materiales como el algodón ya que absorben el sudor con mucha facilidad y tardan mucho en secarse. 

Segunda capa: La función de la segunda capa es retener el calor que genera el cuerpo, es decir, aislarnos térmicamente. Para ello lo mejor es utilizar prendas compuestas con materiales aislantes como las plumíferos o los forros polares.

Tercera capa: Es la que se utiliza para protegernos del viento, de la lluvia o nieve y es la capa que evita la sensación de frío. Es recomendable usar chaquetas y pantalones impermeablessoftshells contravientos transpirables. 

PROTEGE LOS PUNTOS POR DONDE PERDEMOS CALOR

Consejos para combatir el frío y la nieve

La cabeza: El gorro de lana es un complemento fundamental ya que por la cabeza se pierde una gran parte del calor corporal.

Las manos:  Usa guantes de lana o forro polar que protejan de los elementos externos, manteniendo las manos secas y calientes.

Los pies: Utiliza calcetines térmicos y calzado impermeable.

DESPLAZAMIENTOS POR LA NIEVE

¿Son útiles los bastones para movernos por la nieve?

Los bastones de esquí o de travesía son útiles para conseguir mantener el equilibrio en determinados terrenos. De hecho, los bastones de esquí en Italia se denominan “stabilos”, ya que aportan estabilidad para deslizarse. Si caminamos con los bastones por la nieve, nos aportarán mayor equilibrio, sin olvidarnos de que estamos moviéndonos por un terreno peligroso.

Hay que diferenciar entre los bastones de travesía, que son telescópicos, en 2 o 3 tramos plegables, y los bastones de esquí, que suelen ser rígidos, de una pieza. Además, algunos bastones de esquí llevan una roseta más grande, para cuando la nieve es muy profunda, que no se hunda el bastón. Es importante que el bastón que usemos lleve esta roseta, para que haga tope con la nieve y no se hunda el bastón. En temporales de nieve en la ciudad es recomendable un bastón rígido, como los de esquí, para que podamos apoyarnos firmemente en ellos en el momento en que lo necesitemos.

El bastón es sencillo de usar, pero debemos tener en cuenta dos cosas. Por un lado, debemos colocar la correa o dragonera, que se encuentra en la empuñadura, correctamente, para evitar que nos rompamos algún dedo en caso de caída. Por otro lado, hay que usar el bastón lejos de nuestros pies, para no tropezar con ellos y evitar del mismo modo una caída.

También es recomendable usar botas de montaña, que tienen tacos, para minimizar el riesgo de deslizamiento, e incluso unas suelas que se conocen como cadenas antideslizantes, que tienen unos pequeños pinchos para evitar los resbalones.